ARTÍCULOS,OTROS

El Amor Como Estilo De Vida

En la vida de todo ser viviente, ha existido un momento en el que se siente empatía por otro ser vivo u otra entidad porque nos sentimos bien con su presencia, con la forma en la que podemos mostrar quienes somos (con un poco más de naturalidad) y una cantidad infinita de sensaciones que recorren todo nuestro ser.

Sin embargo, el amor no solo engloba al enamoramiento entre 2 personas, puede abarcar también muchos otros espacios en los que no necesariamente debe existir una relación intrapersonal o en la que se ame al prójimo con un fin procreativo o matrimonial, realmente no se limita a solo eso.

Amor familiar

El amor que puede existir entre los miembros de una familia puede llegar a ser incluso mayor que el desarrollado entre una pareja, porque ellos son las primeras personas a las que se ama y no porque se aprende de ellos, sino porque se quiere. Incluso en los malos núcleos familiares puede haber algunas buenas relaciones, aunque sea con un solo miembro.

Este tipo de amor es bueno reconocerlo y apreciarlo porque nunca va dejar de volverse ahí, en los buenos y en los malos momentos la familia te recibirá y te dará todo lo que necesitas para recuperarte y seguir.

Amor animal

A todos los que tengan alguna mascota sabrán lo realmente fuerte que puede llegar a ser este tipo de amor, lo sincero y lo especial que es, e incluso el dolor que queda al perder a ese ser que ya no solo forma parte vital de tu vida y tus alegrías sino que también volviéndose parte de tu familia.

El amor como valor

Hay muchos teóricos, escritores, filósofos y pensadores que le han otorgado al amor una fuerza majestuosa y superior a la de cualquier otro valor humano existente, o lo consideran la base fundamental de los demás.

Por ejemplo, algunos apuntan a que la verdadera religión es el amor porque es el punto de convergencia de toda dogma y es lo que todas promulgan desde cualquiera de sus perspectivas.

Como se puede ver hay muchos tipos de amor en la vida, y la mejor manera de encontrar el que nos agrade es buscarlo con cuidado pero sin miedo a disfrutar del camino que nos pueda llevar a él, porque este no estará presente tan claramente, muchas veces hay que buscarlo con ahínco para encontrarlo.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *